"Las primeras veces que estuve una cabina de interpretación me sentía como una presentadora de las noticias o en la cabina de mando de un avión: una consola llena de botones, una pared de cristal delante de mí, un equipo de dos intérpretes - como un piloto y su copiloto - y mucha emoción.

Estudié Psicología en la Universidad Ramón Lull de Barcelona y Letras/Español en la Universidad de São Paulo.

Mi formación de intérprete se ha hecho en la práctica: en 2002, me llamaron para hacer interpretación simultánea de cursos que el Fondo Monetario Internacional impartía en Brasil. En estas largas conferencias, que duraron varias semanas, aprendí técnicas de interpretación de conferencias, estrategias de resolución de problemas en la cabina y un acopio de términos de economía y finanzas.

Lo que más me cautiva en mi trabajo, además del acceso constante al conocimiento, es la posibilidad de ser varias personas, ir más allá de mí misma a través del discurso de los oradores a quienes traduzco.

He tenido ocasión de interpretar al ex primer ministro español José María Aznar, al chef catalán Ferrán Adrià, al brasileño Alex Atala, y al filósofo Mario Sergio Cortella, entre otros. Cada día se me plantea un nuevo reto a superar".