Interpretación consecutiva

El intérprete trabaja al lado del ponente, sin la necesidad de que la audiencia use
receptores o auriculares. Cada 3 a 5 minutos, el intérprete traduce el discurso del
orador, que necesita hacer pausas regulares para que el contenido de su habla pueda
traducirse. Sólo se recomienda la interpretación consecutiva para eventos de corta
duración (máximo de dos horas) y para espacios más pequeños.

Solicite un presupuesto